aDResearch ESIC International Journal of Communication Research

Buscador

Video corporativo. Elemento de comunicación e imagen empresarial del siglo XXI

Corporate audiovisual. Element of communication and business image of the 21st century

Rodrigo Urcid Puga
Dr. Planeación Estratégica y Dirección de Tecnologías. Departamento de Medios y Cultura Digital, Escuela de Humanidades y Educación. Tecnológico de Monterrey. México
ORCID: 0000-0002-5102-3558
rurcid@tec.mx

RESUMEN

Los videos corporativos se han convertido en una herramienta de comunicación muy poderosa con el cual las empresas dan a conocer distintos aspectos internos y externos a sus stakeholders. Como consecuencia del uso de audiovisuales, la imagen identidad y la cultura corporativa encuentran nuevos escaparates en los que tanto el talento humano como los y las consumidoras finales logran comprender la filosofía corporativa.

Objetivo: poner de manifiesto la relevancia que tiene la creación de videos corporativos como elementos de comunicación a nivel externo e interno.

Metodología: El enfoque bajo el cual se trabaja es cuantitativo, y se apoya en un instrumento de medición aplicado a veinte representantes de empresas a las cuales se les realizaron una serie de producciones audiovisuales.

Resultados: la propagación de estos materiales ayuda a que las organizaciones tengan mayor presencia con los clientes externos en diferentes canales de comunicación y a nivel interno se refuerza la ideología corporativa. Se concluye que los videos corporativos son necesarios para mejorar la competitividad empresarial y logran mayor exposición en un mercado cada vez más competitivo, sumado al fomento del establecimiento de objetivos corporativos.

Implicaciones: la muestra poblacional se enfoca en las compañías a las cuales se les realizaron los videos corporativos; el estudio tiene un elemento fundamental en cuanto la originalidad, ya es que existen pocos análisis que se enfoquen estudios de caso y de éxito con relación a los temas abordados.

Contribución: sirve como base para entender por qué los videos empresariales se convierten en una herramienta de comunicación interna y externa.

Palabras clave: video corporativo; identidad corporativa; comunicación; cultura corporativa.

Códigos JEL: D8; D83

ABSTRACT

Corporate videos have become a very powerful communication tool with which companies make different internal and external aspects known to their stakeholders. As a consequence of the use of audiovisuals, identity image and corporate culture find new showcases in which both human talent and final consumers manage to understand the corporate philosophy.

Objective: to highlight the relevance of the creation of corporate videos as elements of communication at an external and internal level

Methodology: The approach under which it works is quantitative, and is supported by a measurement instrument applied to twenty representatives of companies to which a series of audiovisual productions were made.

Results: the dissemination of these materials helps organizations to have a greater presence with external clients in different communication channels and internally the corporate ideology is reinforced. It is concluded that corporate videos are necessary to improve business competitiveness and achieve greater exposure in an increasingly competitive market, added to the promotion of the establishment of corporate objectives.

Implications: the population sample focuses on the companies for which the corporate videos were made; the study has a fundamental element in terms of originality, since there are few analyzes that focus on case studies and success in relation to the topics addressed.

Contribution: serves as a basis for understanding why business videos become an internal and external communication tool.

Keywords: corporate video; corporate identity; communication; corporations.

JEL Codes: D8; D83

1. Introducción

Actualmente el reto de las empresas es identificar el beneficio que les aporta su propia imagen y sus comunicaciones. El auge de las intervenciones enfocadas en la identidad corporativa a través de distintas herramientas tecnológicas y digitales es un fenómeno que no se puede soslayar (Chaves, 2013).

Por otro lado, la expansión de la comunicación y su acceso al rango de función estratégica del desarrollo empresarial implica un cambio en los modelos comunicacionales; actualmente, la necesidad de las empresas por generar valor y ser competitivas es cada vez mayor, y para esto es necesario contar con una imagen corporativa sólida que permita generar un vínculo favorable (Ramos y Valle, 2020).

En este sentido, Nuño (2017) acota que la imagen de una empresa se relaciona con aquellos elementos gráficos y visuales propios de la empresa; es decir, es el sello a través del cual quiere ser identificada y distinguida de entre las demás. Sin embargo, este concepto no debe ser confundido con el de identidad visual corporativa, ya que este trata las representaciones visuales, a través de cualquier elemento relacionado con el diseño gráfico que permite a los y las usuarias reconocer a una determinada compañía.

Al considerar lo anterior, el objetivo de esta investigación es comprobar la relevancia e impacto que tienen los videos corporativos como herramientas de comunicación empresarial tanto a nivel interno como externo. La idea es demostrar que este tipo de recursos se han convertido en un factor esencial para que las corporaciones, sin importar tamaño o giro comercial, tengan un valor agregado y fortalezcan relaciones con los distintos grupos de interés al compartir su identidad corporativa, corazón ideológico entre otras cuestiones propias de una organización.

La relevancia de este artículo descansa en que existe poco material de consulta actualizado que aborde este tema y, sobre todo, que se enfoque en el impacto y éxito que tienen los videos corporativos en las organizaciones. Sumado a esto, no se puede obviar que el ser humano vive en un mundo interconectado, en donde los espacios para consumir audiovisuales cada vez son mayores y la creatividad comunicativa se convierte en un factor distintivo para las empresas que lo saben utilizar.

2. Marco teórico

Para tener una idea más precisa de los temas que aborda esta investigación se decide realizar una delimitación de los conceptos de mayor relevancia y que se relacionan directamente con este proyecto; el objetivo de estos epígrafes es tener una línea teórica que sustente el trabajo de campo realizado.

2.1. Imagen e identidad corporativa como elemento sustancial de la empresa

La imagen corporativa es la integración de todos los inputs emitidos por una empresa y su relación con ellos según la mente del público (Villafañe, 2020). Básicamente, es la representación mental de una persona, concepto u objeto. La percepción despierta en el receptor sensaciones acríticas de aceptación o rechazo; por ello, las “buenas” ideas, servicios o productos no son aceptados, porque las imágenes que los representan resultan negativas para la gente a la que se dirigen (Carrasco, 2021). De lo anterior, se pueden plantear las siguientes características de este tipo de imagen: sencillez, congruencia, expectativa, reciprocidad, inclusión, flexibilidad y ética. Del mismo modo, la imagen corporativa es aquello que la empresa transmite sobre soportes tangibles y visuales o soportes materiales del discurso; se construye en la organización para lograr objetivos propios de la estrategia de comunicación en busca de mayor notoriedad y recuerdo en el público consumidor (Garrido, 2021).

La imagen de la empresa es un fenómeno de percepciones y de experiencias por parte de los públicos; de comunicaciones, relaciones e interacciones entre clientes internos/externos. Pero la imagen, como instrumento estratégico y generador de valor, aún no es entendida del todo por las empresas. Por otro lado, la imagen corporativa se basa en los sentimientos que los clientes externos e internos tienen de la organización, crea ventaja competitiva y reduce el riesgo de tener una mala percepción de esta, e incluso de llegar a la ruina (Costa, 2016).

Otro concepto que debe incluirse es el de cultura corporativa, el cual se concibe como un elemento de vital importancia en las empresas; prueba de ello es que cada vez más organizaciones se preocupan por quienes forman parte del negocio, les interesa saber qué piensan y sienten las personas que trabajan en ellas; es decir, conseguir un nivel óptimo de satisfacción se traduce en ventaja competitiva (García, 2018).

Cabe notar que en las empresas se utilizan los términos identidad e imagen corporativa de forma similar, y tienden a confundirse; sin embargo, existen diferencias sutiles: la identidad corporativa se refiere a lo que la empresa comunica a sus públicos; el segundo concepto se relaciona con lo que los públicos perciben es parte de su pensamiento (Ölçer y Coşkun, 2021). Es importante notar esta clase de diferencias pues de una u otra forma, los videos corporativos pueden atender cualquiera de las dos necesidades mediante narrativas individuales.

Así, la identidad corporativa es un sistema de comunicación que se incorpora a la estrategia global de la empresa, y se extiende en todas sus manifestaciones, producciones propiedades y actuaciones; se presenta como la unidad de estilo de las comunicaciones corporativas dentro de la diversidad de sus componentes; se considera, también como expresión técnica que sirve a la empresa pero que los públicos ignoran. Concretamente, la identidad es el “ser”, la esencia de la empresa (Blajer, 2021).

Por otro lado, la cultura se manifiesta principalmente en tres pilares: lo que proyecta la empresa, la identidad; lo que piensa, sus valores; y por último, su orientación estratégica. Sumado a lo anterior, analiza elementos visibles -lugar de trabajo, lenguaje, forma de vestir, entre otras-, y los valores compartidos, los cuales son los cimientos de la cultura corporativa y marcan la diferencia entre los negocios, ya sea al potenciar más la formación de los clientes internos, motivar al personal, o apostar por la conciliación de la vida laboral y personal (Esen et al., 2021).

La cultura corporativa surge sobre el soporte de los actos comunicativos que los clientes internos de la empresa tienen; es por ello que cumplen una misión en la comunicación, pues la imagen ilumina el estilo y la conducta de la organización, el sentido de las decisiones que toma y realiza, el modo de concebir productos y/o servicios y de innovar, su personalidad, manera de conectarse y de relacionarse con los distintos públicos.

Finalmente, modificar la imagen corporativa no es un proceso sencillo ni inmediato, pues como se ha relatado, esta depende de una serie de factores tanto internos como externos. Por ello, apoyarse en los videos corporativos para comunicar este tipo de situaciones debe ser paulatino y bien planeado. En ocasiones la organización está ante un entorno cambiante, y se presentan elementos como las alianzas comerciales, privatización, crecimiento en volumen o número de actividades, y claro, la organización se encuentra ante alguna crisis (Ceciliano et al., 2021).

2.2. Comunicación empresarial interna y externa como elemento aglutinante

La comunicación se construye mediante el proceso por el cual se produce, circula y consume el mensaje; en este sentido las diferencias están centradas en la información emitida. La propia naturaleza de este fenómeno requiere de componentes significantes; sin embargo, no se debe olvidar que a nivel empresarial tiene un apego a la acción cotidiana (D´Aprix, 2016).

Una vez que se aborda el concepto de comunicación, es posible adentrarse en este tema desde un enfoque corporativo; es decir, al analizar los cambios antes descritos es imperante razonar que el intercambio de mensajes empresariales ya no puede ser unidireccional, y debe concebirse como un diálogo continuo estratégico que se presenta a través de distintos canales con diferentes interlocutores.

Así, la dinámica de la comunicación empresarial está acompañada de ruidos o barreras que pueden afectar negativamente a la imagen corporativa. Esta condición es irreductible en la construcción de la imagen, y debe ser comprendida y asumida por quienes tienen la responsabilidad de controlarla (Deal y Kennedy, 2016). De hecho, uno de los condicionantes de la estrategia de comunicación es esta dualidad entre los modos de comunicación (directos e indirectos) y los mensajes (voluntarios e involuntarios) (Reuss y Silvis, 2019).

A su vez, las formas de emisión de información a nivel macro y micro en la empresa suelen tratarse como únicas para entrar en contacto con la sociedad, y si bien en muchos casos son el canal dominante en la organización, distan mucho de ser excluyentes, pues existe un compuesto de mensajes no controlados por la compañía que se difunde de modo aleatorio y continuo paralelamente a los mensajes formales. Los mensajes informales y formales conforman el discurso corporativo el cual es fundamental para comprender los alcances y extensión real de la comunicación estratégica que la empresa debe tener (Besley et al., 2019).

Finalmente, cuando el discurso corporativo responde a la estrategia de comunicación -en este caso, la elaboración de videos corporativos-, tiene mayores posibilidades de asumir un rol como elemento integrador con coherencia y sinergia en los mensajes dada la naturaleza e implicaciones; por ello, la estrategia con la que la organización decide mostrar sus mensajes es una buena solución para la generación de una imagen única en los stakeholders (González et al., 2018).

2.3. Comunicación audiovisual como herramienta de difusión

El concepto de identidad audiovisual se considera como la traducción simbólica de la identidad corporativa de una organización, concretada en un producto que muestra un mensaje claro y preciso sobre algún tema en particular que la empresa quiera dar a conocer. Sirve para identificar y para diferenciarse de otras entidades por medio de unas normas de diseño visual. A todo lo referente con lo visual se le vincula con los aspectos que brindan unidad de comunicación a las partes que una empresa tiene (Sánchez y Pintado, 2019).

La información que la empresa emite de ella misma mediante comunicaciones audiovisuales es la traducción simbólica de la identidad corporativa de una organización en un programa o manual de normas de uso que establece los procedimientos para aplicarla correctamente. Por ello, este tipo de productos han sido objeto de valoraciones dispares, desde su ignorancia, y el menosprecio por su implantación y desarrollo, hasta su valoración excesiva, concediéndole una importancia trascendental que en ocasiones llega al punto de confundir identidad visual con imagen corporativa (García, 2017).

Con el origen del internet, las tecnologías digitales y los múltiples espacios de difusión que esta herramienta permite, se presentan diversas posibilidades para la comunicación empresarial, sobre todo, porque se ofrecen opciones para exponer los productos y servicios de cada organización, independientemente, claro, de ser una herramienta para la diferenciación (Tresce Digital Marketing Agency, 2018).

Al considerar lo anterior, se puede entender que los videos corporativos representan un abanico de posibilidades y nuevos campos de desarrollo. En este sentido, la convergencia de las TIC con la comunicación empresarial produce constantes novedades en las formas de producción y difusión de material comunicativo. En este sentido, las empresas utilizan el audiovisual para dirigirse al público potencial para que consuma sus productos y/o servicios y las conozca como ente social; en pocas palabras, se concibe como un mecanismo de producción con un trasfondo social y económico (Ráfols y Colomer, 2019).

Al considerar esta interconexión, las empresas realizan procesos de comunicación a través de distintos espacios que les permiten llegar a más gente de manera fácil, rápida y con poca inversión de dinero. Esto se debe al surgimiento de las redes sociales, mismas que suponen un antes y un después en las relaciones entre las empresas y clientes.

La realización de videos corporativos se convierte en una pieza vital en la estrategia de la empresa, sobre todo a nivel comunicativo, pues permite obtener información valiosa acerca de la opinión de los mercados respecto a la propia empresa, dado que estas opiniones derivan en una respuesta tanto afectiva como conductual. Cabe mencionar que utilizar este recurso para reforzar o comunicar la identidad, imagen y cultura de una corporación puede ser complejo, pues no es algo tangible, pues las imágenes reflejan atributos intangibles, y estos son los que conforman la representación mental de la empresa (Perozo, 2006).

Finalmente, el diseño audiovisual es un valor añadido que da prestigio pero que existe en función de otras necesidades. Efectivamente, los videos corporativos pueden remitir a características que están relacionadas con aquello que representa; no es solo una imagen que habla del producto o servicio, sino que forma parte de este; de hecho, los videos corporativos tienen un carácter funcional, están siempre en función de alguna otra cosa y no tienen autonomía (Ráfols y Colomer, 2019).

2.4. Elementos esenciales de los videos corporativos

El empuje tecnológico de comunicaciones, representado por los distintos medios masivos, ha estimulado el sentido estratégico y creativo de las empresas para buscar otras ideas, para ampliar el mercado y darse a conocer. Ejemplo de esto son los videos corporativos, los cuales a través de las características y las narrativas empleadas han significado no solo un valor agregado sino un medio para la emisión de mensajes e información, entre otras cuestiones organizacionales.

Actualmente, se producen una serie de hechos que cambian el panorama publicitario y la manera en que las empresas se relacionan con los stakeholders; en este sentido, la publicidad tradicional es cada vez menos efectiva debido a la fragmentación de las audiencias, lo que dificulta impactar a los clientes externos a través de medios convencionales.

Ante ello, a las organizaciones les resulta cada vez más complicado conectar con la audiencia, la cual adquiere un papel más activo en el proceso de comunicación; por ello, ya no se habla de publicidad, sino de contenidos direccionados para cada uno de los segmentos de interés; caso concreto, los videos empresariales, mismos que pueden dirigirse tanto a los clientes internos como a los externos (Sánchez y Pintado, 2019).

Así pues, en el video corporativo se tiene una herramienta para solucionar problemas comunicativos respaldado por el alcance y la fuerza de este medio, sumado a la variedad de canales de exposición; por eso, los audiovisuales deben tener objetivos específicos, mensajes claros y narrativas definidas dentro de la estrategia de comunicación (Canet y Prósper, 2019). Ante este nuevo escenario comunicacional, los videos corporativos se convierten en una herramienta ideal para acercar a la organización con los distintos grupos de interés.

Cabe notar que gracias a las TIC y a los recursos que de esta emanan, la exposición de estos materiales es más sencilla, sobre todo si se considera el uso de los espacios digitales y la aparición de nuevos soportes transmedia. Por ello, y en aras de tener mayor impacto se establece la existencia de los siguientes estilos de videos: internos, institucionales, educativos, promocionales, informativos, educativos, de capacitación externos, identificación y exploración (Jaramillo, 2019).

Para este estudio, el texto se enfoca en el video de corte institucional, el cual se define como una herramienta de presentación empresarial que si bien se utiliza como estrategia de venta de productos o servicios, la verdadera intención comunicativa que tiene es vender la filosofía de la empresa representada en la misión, visión y objetivos, es decir, el quehacer organizacional, sumado al reforzamiento de la identidad cultural e imagen corporativa; es decir, se aleja de la publicidad tradicional y se apela a otro tipo de narrativas.

Este tipo de videos atraviesa tres campos. El primero se enfoca en la visión del negocio, es decir, a qué se dedica la empresa, historia, ubicación y alcance comercial. El segundo se centra en la visión del producto o servicio, en la que de manera precisa y sin profundizar, se presenta lo que hace la corporación, cómo lo hace, en qué instalaciones, y qué procesos de investigación y de calidad atraviesan al producto o el servicio. El último es la óptica del balance social enmarcad en la relación de la organización con su entorno (Tracey et al., 2020).

2.5. Formas y estilos para desarrollar los videos corporativos

Lograr un audiovisual empresarial de calidad, con una narrativa idónea y con los recursos necesarios no es cosa fácil, pues la heterogeneidad y la complejidad de elaboración de esta clase de proyectos impone el uso de metodología para que el proceso no sea caótico. En un extremo está la institución, y en el otro la planificación del audiovisual. Entre ambos polos se encuentran las variables que se presentan en la creación de videos los cuales dependen de cada caso y de las personas que en él intervengan (Eckler y Bolls, 2011).

Por otro lado, las producciones audiovisuales son trabajos realizados en grupo, por ello se recomienda que se acoten las diferentes tareas para las personas involucradas y así cada individuo se especialice en alguna actividad. Ante ello, se recomienda tener un método de trabajo el cual sirve para ordenar y hacer más efectivos los procesos involucrados. Pero esto no es algo que se decida a la primera y sirva para siempre, necesita revisiones y actualizaciones para que sea operativo y los participantes se involucren aún más (Cebrián, 2020).

Para que un video corporativo pueda realizarse de forma óptima se tienen varias vías. La primera es cuando la empresa que necesita el producto asume en su totalidad la creación del audiovisual, es decir, que el departamento o área encargada lleva el proceso desde el establecimiento de la intencionalidad comunicativa hasta la producción y la postproducción del video. Aunque la tecnología se acerca cada vez más al común de la gente, la construcción de este tipo de productos requiere de personas que combinen en sus habilidades la destreza para construir mensajes con imágenes y las características necesarias (Fernández et al., 2020).

Una segunda vía para la construcción de videos corporativos es contratar a una empresa creadora de audiovisuales; en este caso, la organización entrega toda la información a la casa productora y como especialista en dicho negocio, traduce las necesidades comunicacionales de la organización en un producto audiovisual (Claros y Cobos, 2013); este proceso requiere cuidado y tiempo, sumado claro, a los tres pasos esenciales de todo audiovisual:

• Preproducción: abarca el proceso necesario hasta llevar el proyecto a las puertas de su materialización. Es donde se generan las ideas generales del proyecto y consiste en prever todo aquello que puede hacer falta para obtener el resultado final; es decir es cuando inicia la creación (Muse, 2022).

El primer paso es establecer la necesidad comunicativa del video y el público al cual va enfocado; esto marca la estructura que se debe seguir para su construcción; lo segundo es establecer algunos procedimientos con los que se puede tener un presupuesto económico estimado y del tiempo que se piensa invertir para la realización del material. Sumado a estos dos procesos, se deben considerar algunas actividades esenciales de esta fase: visitas de campo, guion, tiempos de rodaje y montaje, animaciones y gráficos a emplear, locuciones o personas que estarán a cuadro, banda sonora y sonidos incidentales, presupuesto, estructura narrativa, efectos especiales y ubicación geográfica.

• Producción: inicia en el momento en que el video empieza a materializarse, es decir, una vez que la empresa considera que la propuesta cubre de manera idónea las expectativas establecidas. Es importante señalar que no es un trabajo mecánico de traducción de la propuesta inicial, debe respetar la exposición de los contenidos previstos, pero puede intervenir sobre la concreción de los elementos semánticos y las decisiones que influyen en la estética del producto (Carpio, 2015).

Después de tener el plan de rodaje y el cronograma de cómo se va a realizar la grabación, se llega a esta fase; aquí se establece la iluminación necesaria para cada toma y se controlan los niveles de sonidos incidentales que se vayan a capturar según las necesidades del video, en algunos casos se aconseja llevar sistemas adicionales de captura de audio aparte del sistema de grabación con el cual cuenta la cámara (Canet y Prósper, 2019).

El video -corporativo en este caso- debe responder a una necesidad de la empresa, y es en el inicio donde se establece la pauta para generar un eje conductor, el cual dé cuenta del objetivo planteado recordando que debe tener fuerza y movimiento para lograr el impacto deseado; por su lado, el guion debe ser concluyente y no dejar la sensación de que algo falta; redondea la idea y es un elemento que aporta coherencia con la intención comunicativa planteada desde el comienzo (Jaramillo, 2019).

• Postproducción: un video corporativo se acerca más a la construcción de un documental clásico; por eso debe ser limpio, no abusar de los efectos especiales, ni de las cámaras rápidas o lentas, pero sí incluir algunas herramientas que le otorguen mayor versatilidad como fotografías, texto, animaciones, entre otros recursos. Se recomienda que cuando el material esté finalizado, se guarde un archivo con los audios integrados y otro con los sonidos incidentales para posteriores correcciones en las que se pueda cortar audio o imagen de forma independiente (Tracy et al., 2020).

3. Metodología

La investigación científica es esencialmente como cualquier otra, solo que más rigurosa y realizada (Bloomfield y Fisher, 2019); se concibe como un proceso, concepto que cambia y que es continuo, además está compuesto de varias etapas: a) concepción de la idea a investigar, b) plantear el problema, c) elaborar el marco teórico, d) establecer hipótesis, e) seleccionar del método apropiado de investigación, f) selección de la muestra, g) recolección y análisis de datos, h) presentación de resultados, y, i) nuevas ideas de investigación (Fahimnia y Jabarzadeh, 2016).

Dentro de la metodología cuantitativa existe una característica basada en el positivismo como fuente epistemológica, que es el énfasis en la precisión de los procedimientos para la medición. Otra característica de este enfoque es la selección subjetiva e intersubjetiva de indicadores -por medio de conceptos y variables-, de ciertos elementos de procesos, hechos, estructuras y personas (Hernández y Mendoza, 2018).

En el enfoque cuantitativo, los datos se acumulan y comparan para tener información común, son más fuertes en validez externa ya que con una muestra representativa de la población hacen inferencia de dicho grupo a partir de una muestra definida sumado a que no solo permite eliminar el papel del azar descartar o rechazar una hipótesis, sino que permite cuantificar la relevancia de un fenómeno midiendo la reducción relativa del riesgo (Shaika y Devi, 2020).

Para esta investigación se tiene una muestra poblacional de veinte negocios que pertenecen a distintos giros comerciales entre los cuales destacan restaurantes, desarrolladoras de viviendas, institutos educativos, organismos gubernamentales, organizaciones del tercer sector, empresas de entretenimiento y agencias de marketing. Es importante mencionar que los instrumentos de medición son contestados por quien dirige la organización, pues es con quien se establece el contacto. Cabe notar que estas empresas decidieron colaborar con distintos grupos de pregrado durante los periodos de primavera y otoño tanto del año 2019 como del año 2021 para un curso enfocado en la creación de producciones audiovisuales de negocios.

En este sentido, las empresas compartieron con el alumnado qué tipo de mensajes necesitaban, lo que querían expresar y dar a conocer, y a partir de esas necesidades se desarrollan los videos corporativos; los ejes que tuvieron fueron los siguientes: identidad corporativa, manejo de tecnología, inducción, capacitación, comunicación -interna y externa- y cultura organizacional.

Así, en los meses de enero a marzo del 2022 se contactan a quienes dirigen las organizaciones con las que se trabajaron en el 2019 y 2021 y se les invita a que contesten un instrumento de medición que consta de nueve reactivos y que se responde bajo una escala Likert; el cuestionario se desarrolla en Google Forms y es enviado vía correo electrónico. El instrumento queda reflejado en la imagen 1:

Imagen 1. Cuestionario aplicado

Fuente: Elaboración propia 2022

4. Resultados

Una vez ejecutada la metodología se presenta la interpretación de las gráficas correspondiente a cada uno de los reactivos realizados. En este sentido, se inicia con la imagen 2, la cual se refiere al primer reactivo aplicado y la interpretación del mismo.

Imagen 2. Reactivo 1. Considero que los videos corporativos desarrollados para la empresa se convirtieron en un valor agregado para clientes internos y externo

Fuente: elaboración propia (2022)

El primer reactivo realizado se refiere la forma en que los videos corporativos le significaron a las empresas un valor agregado; en este sentido, un contundente 90% afirma estar totalmente de acuerdo. Por su lado, el 10% está de acuerdo con el impacto que dicho medio le proporciona a su negocio. Lo anterior quiere decir que la comunicación por medio de videos corporativos no solo significa ampliar los mensajes e información, sino que ayuda a que la empresa tenga mayor interacción. La imagen 3 se refiere al reactivo número dos que tiene que ver con la manera en que los videos corporativos ayudan a la comunicación interna de la empresa.

Imagen 3. Reactivo 2. Los videos corporativos fomentaron la comunicación interna de la empresa

Fuente: elaboración propia

En el segundo reactivo, el 80% está de acuerdo en que los videos corporativos incrementaron la comunicación entre el personal que compone la compañía; el 15% contesta estar totalmente de acuerdo con esta afirmación. Sin embargo, el 5% clasifica como indiferente la forma en que los videos corporativos incrementaron los canales comunicativos al interior de la organización. Lo anterior confirma que una gran mayoría logra entender que las producciones realizadas ayudaron a fortalecer la comunicación entre las áreas que integran la empresa. Para la imagen 4 se detalla cómo las organizaciones se vieron beneficiadas o no, a partir de los videos corporativos.

Imagen 4. Reactivo 3. Los videos corporativos ayudaron a expandir la comunicación externa

Fuente: elaboración propia

El tercer reactivo se enfoca en conocer si los videos corporativos fomentan la interacción con los clientes externos; ante ello, el 40% afirma estar totalmente de acuerdo, y un cercano 35% contesta estar de acuerdo, lo cual indica que, gracias a estas herramientas, la compañía tiene mayor presencia en los y las consumidoras. Sin embargo, no debe ignorarse que el 10% de quienes contestaron este instrumento están en desacuerdo, y aunque no representa la mayoría, es interesante conocer que existen negocios que no tienen el impacto deseado a través de los videos corporativos realizados. En la imagen 5 se presentan los resultados referentes al impacto que los videos corporativos tienen para con los grupos de interés.

Imagen 5. Reactivo 4. Los contenidos de los videos corporativos tienen el impacto esperado en los stakeholders

Fuente: elaboración propia

La relación que una empresa tiene con los distintos grupos de interés es fundamental para que esta destaque en un mundo globalizado y lleno de competencia; por ello, el reactivo que se presenta tiene que ver con la forma en que los videos corporativos se vinculan con los stakeholders. En este sentido, el 70% de los encuestados están totalmente de acuerdo con el impacto que los audiovisuales desarrollados les han significado con los diferentes públicos con los cuales interactúan. Cabe notar que el 25% afirma estar de acuerdo. Así, en la imagen 6 se presentan los resultados referentes a cómo los videos corporativos pueden utilizarse para dar a conocer la imagen corporativa de la empresa.

Imagen 6. Reactivo 5. Considero que los videos corporativos son necesarios para dar a conocer el corazón ideológico e imagen corporativa de la organización

Fuente: elaboración propia

Con este reactivo se quiere saber cómo los videos corporativos fomentan la ideología y/o filosofía empresarial. En este sentido, las respuestas fueron unánimes: el 80% afirma estar totalmente de acuerdo y el otro 20% comenta estar de acuerdo con esta afirmación. Quienes encabezan las empresas a las que se les realizan los videos corporativos aseguran que gracias a estos recursos tanto clientes internos como externos tienen una idea más precisa de lo que la compañía es y lo que pretende a un corto, mediano y largo plazo. En la séptima y siguiente imagen, se puede encontrar las respuestas a la pregunta que hace referencia al posible futuro de los videos corporativos que la compañía le puede dar a estos audiovisuales.

Imagen 7. Reactivo 6. Pretendo utilizar este tipo de herramientas como medio de comunicación interna y externa

Fuente: elaboración propia

El seguimiento que se le da a las distintas estrategias de comunicación es esencial para que las empresas alcancen las metas establecidas. Al considerar lo anterior, el reactivo que se refiere a si las compañías pretenden utilizar los videos corporativos como herramienta comunicativa ante sus diferentes públicos y así tener mayor valor agregado, arroja que un 60% está totalmente de acuerdo, mientras que el 35% está de acuerdo con esta afirmación. Esto quiere decir que la producción de videos corporativos le significaron un cambio sustancial y lo consideran como medio esencial para informar lo que es y hace la organización. En la imagen 8 se puede encontrar la respuesta al reactivo referente a cuál puede ser el impacto de los videos corporativos si se difunden en distintas redes sociales.

Imagen 8. Reactivo 7. Mostrar videos corporativos en los perfiles de las redes sociales, página de internet, blogs y otros foros que tiene la organización aumentó la visibilidad de la organización

Fuente: elaboración propia

Los recursos de comunicación empresarial, en particular los videos corporativos, no tienen el impacto necesario si no son visibilizados; por ello, y gracias a las TIC, es posible que los clientes internos y externos se acerquen a estos y es precisamente en este tema donde versa la gráfica presentada. En este sentido,el 90% de Los el 90% afirma estar totalmente de acuerdo, porcentaje que confirma la importancia de no solo realizar este tipo de producciones, sino que deben ser mostradas en la mayor cantidad de canales disponibles. En la siguiente imagen (9) se puede visualizar los resultados de la pregunta que se refiere al diferenciador que los videos corporativos pueden tener para la empresa.

Imagen 9. Reactivo 8. Piensas que tener videos corporativos realizados de manera profesional marca una diferencia para la organización

Fuente: elaboración propia

Los videos corporativos tienen un objetivo específico, mensaje conciso y cuentan con los recursos técnico-narrativos para lograr mayor impacto. Estos productos no pueden ser improvisados o realizados de manera irresponsable; por ello en este reactivo se cuestiona sobre el profesionalismo que deben tener dichos audiovisuales, sobre todo si se toma en cuenta que a las personas encuestadas se les realizaron una serie de producciones con calidad cinematográfica y con altos estándares de calidad. Ante ello, el 80% de los encuestados y encuestadas están totalmente de acuerdo en que los productos de alta calidad le representan un valor corporativo diferenciador, mientras que el 20% restante asegura estar de acuerdo con esta afirmación. Para la imagen 10 se plantea el cuestionamiento que se relaciona con las mejoras que los videos corporativos en materia de identidad y cultura empresarial.

Imagen 10. Reactivo 9. Los videos corporativos producidos ayudaron a mejorar la identidad corporativa y la cultura empresarial

Fuente: elaboración propia

Los videos corporativos, como se ha constatado, tienen distintas finalidades y una de ellas es fortalecer qué hace y quién es la organización. Por ello, en este último reactivo se quiere saber si una de las consecuencias de las producciones elaboradas fue que el público interno y externo tenga una mejor noción de la compañía; en este sentido, el 45% afirma estar de acuerdo. Sin embargo, el 15% se muestra indiferente y el 5% contestó estar en desacuerdo. Estos dos últimos porcentajes, que sumados dan el 20%, informan que aún hay mucho por hacer para que los grupos de interés conozcan un poco más de la empresa y que independientemente de los videos corporativos, se debe realizar un trabajo más robusto para que la organización transmita el mensaje que busca.

5. Conclusiones

Después de realizar el proceso de investigación científica, se puede hacer una serie de comentarios que sustentan la importancia de los videos corporativos como herramienta de comunicación estratégica empresarial. Sobre todo, porque gracias a estos recursos las empresas pueden dar a conocer distintos elementos que enmarcan su ideología corporativa, imagen empresarial y robustecen la comunicación tanto interna como externa.

De acuerdo con lo observado, no se debe olvidar que cuando los grupos de interés conocen la identidad empresarial de la compañía les ayuda no solo a entender el corazón ideológico, sino que sirve como línea de comunicación entre públicos internos y externos. Al reconsiderar el tema de comunicación, los audiovisuales corporativos ayudan considerablemente a que quienes integran una compañía logren identificarse en mayor grado con la misma.

Por otro lado, se comprueba el objetivo planteado desde un inicio: este radica en sostener la pertinencia de los videos corporativos como herramienta comunicativa, de difusión de la imagen e identidad de las compañías. Lo anterior se ve sostenido a partir del estudio desarrollado, es decir, al estudio de casos mostrado; sumado a esto, se puede entender que dichas producciones deben ser elaboradas con los más altos estándares de calidad y que al aprovecharse los distintos recursos que la tecnología ofrece, las empresas deben acudir a expertos y expertas para realizar dichos productos.

Entender la relevancia de los videos corporativos es razonar sobre la importancia que tiene la cultura organizacional en la actualidad; así, la comunicación es un elemento fundamental en todos los aspectos y la vida empresarial no escapa de ello, y una manera de exponer positivamente quién es una organización es mediante este tipo de comunicaciones las cuales cada vez son más comunes y relevantes entre la ciudadanía.

Finalmente, se debe subrayar que este tipo de materiales no tiene impacto si no se dan a conocer y se exhiben a través de los distintos canales que internet ofrece, caso específico son las redes sociales o una página oficial de la compañía donde se muestren los distintos recursos comunicativos desarrollados por la empresa.

6. Referencias

Besley, J.C., O’Hara, K. y Dudo, A. (2019). Strategic science communication as planned behavior: Understanding scientists’ willingness to choose specific tactics. Plos ONE, 14(10), 1–18. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0224039

Blajer, A. (2021) Individual corporate reputation and perception of collective corporate reputation regarding stock market investments. Plos ONE, 16(9), 1–21 https://doi.org/10.1371/journal.pone.0257323

Bloomfield, J. y Fisher, M. J. (2019). Quantitative research design. Journal of the Australasian Rehabilitation Nurses’ Association (JARNA), 22(2), 27–30. https://simmons.libguides.com/c.php?g=1019342&p=7383569

Canet, F. y Prósper, J. (2019). Narrativa audiovisual. Estrategias y recursos. Editorial Síntesis.

Carpio, S. (2015). Producción audiovisual. Universidad de Lima.

Carrasco, J.L. (2021). Reingeniería de la imagen. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Cebrián, M. (2020). El vídeo institucional y empresarial en España. Ciencia y Distribución.

Ceciliano, P. Magalhães, C. y Da Costa, R. (2021). The impact of CSR, credibility and reputation on corporate brand equity: a study with structural equation modeling. Revista FSA, 18(10), 25–49. http://doi.org/10.12819/2021.18.10.2

Chaves, N. (2013). La imagen corporativa. Teoría y metodología de la identificación institucional. Gustavo Gili.

Claros, I.D. y Cobos, R. (2013). Del vídeo educativo a entornos de aprendizaje multimedia interactivos: un entorno de aprendizaje colaborativo basado en redes sociales. Tendencias pedagógicas, 22, 59–72.

Costa, J. (2016). Imagen corporativa en el siglo XXI. La Crujía.

D´Aprix, R. (2016). Communicating for change-connecting the workplace with marketplace. Jossey Bass Publishers.

Deal, T. y Kennedy, A. (2016). Culturas corporativas. Ritos y rituales de la vida organizacional. Fondo Educativo Interamericano.

Eckler, P. y Bolls, P. (2011). Spreading the Virus: Emotional Tone of Viral Advertising and its effect on Forwarding Intention and Attitudes. Journal of Interactive Advertising, II(2), 1–11. https://doi.org/10.1080/15252019.2011.10722180

Esen, E., Taştan, S. y Degercan, N. (2021). The impact of perceived corporate reputation of sport clubs on social media usage: a study with the lenses of social capital. Postmodern Openings, 12(3), 350–383. https://doi.org/10.18662/po/12.3/344

Fahimnia, B. y Jabarzadeh, A. (2016). Marrying supply chain sustainability and resilience: A match made in heaven. Transportation Research-Part, 91, 306–324. https://doi.org/10.1016/j.tre.2016.02.007

Fernández, S., Martínez, G. y Gavilán, D. (2020). Success factors in audiovisual content websites based on comparative qualitative analysis. Profesional de la información, 29(6), https://doi.org/10.3145/epi.2020.nov.39

García, I. (2017). Communication of the Cooperative Identity focused on Social Responsibility. Beyond Commercial Advertising. Chasqui. Revista Latinoamericana de Comunicación, 134, 107–126.

García, J. (2018). Elementos que conforman la imagen corporativa. EAE Business school.

Garrido, F.J. (2021). Comunicación estratégica. Las claves de la comunicación del siglo XXI. Gestión 2000.

González, Y., Albert, M. y Muñoz, S. (2018). Strategic design experiences based in process and project approaches. Folletos Gerenciales, XXII(3), 161–169.

Hernández, R. y Mendoza, C.P. (2018). Metodologías de la investigación. Las rutas cuantitativa, cualitativa y mixta. McGraw-Hill.

Jaramillo, F. (2019) Televisión corporativa. Sello editorial.

Muse, G. (2022). Understanding Corporate Video Production. Texas Pictures.

Nuño, P. (2017). ¿Qué es la imagen corporativa? Emprende PYME.

Ölçer, F. y Coşkun, O. (2021). The mediator and moderator role of positive organizational behavior in the effect of corporate reputation on organizational commitment Organizational Psychology, 11(3), P. 47–61.

Perozo, G. (2006). Communication Management Based on Cultural Organization and Corporative Identity in the National Open University. Revista de Ciencias Sociales, 12(2), 363–376.

Ráfols, R. y Colomer, A. (2019). Diseño audiovisual. Gustavo Gili.

Ramos, E.V. y Valle, N. (2020). Gestión de imagen corporativa como estrategia de sostenibilidad: camino al cambio empresarial. Universidad y Sociedad, 12(1), 292–298.

Reuss, C. y Silvis, D. (2019). The international association of business communication. Inside organizational communication. Longman Inc.

Sánchez, J. y Pintado, T. (2019). Imagen corporativa. Influencia en la gestión empresarial. ESIC

Shaika, S. y Devi, K. (2020). Folklore and Mass media in Kashmir: A Quantitative Analysis. International journal of scientific & technology research, 9(2), 4447–4451

Tracy, L., Segina, R., Diaz, M. y Stepp, C. (2020). The Impact of Communication Modality on Voice Production. Journal of Speech, Language, and Hearing Research, 63, 2913–2920.

Tresce Digital Marketing Agency. (2018). ¿Por qué es necesaria la comunicación digital en empresas? TRESCE. https://www.tresce.com/blog/necesaria-comunicacion-digital-en-empresas/

Villafañe, J. (2020). La gestión profesional de la imagen corporativa. Pirámide.